Connect with us

Hi, what are you looking for?

CUBA

Capitolio de la Habana por dentro

El Capitolio de Habana fue construido en 1929 en La Habana (Cuba) bajo la dirección del arquitecto Eugenio Raynieri Piedra, por encargo del entonces presidente cubano Gerardo Machado. El edificio estaría destinado a albergar y ser sede de las dos cámaras del Congreso o cuerpo legislativo de la República de Cuba.

El Capitolio de la Habana, ese gran desconocido para miles de cubanos, hoy lo mostramos por dentro; la democracia truncada en 1959

El Capitolio de Habana fue construido en 1929 en La Habana (Cuba) bajo la dirección del arquitecto Eugenio Raynieri Piedra, por encargo del entonces presidente cubano Gerardo Machado. El edificio estaría destinado a albergar y ser sede de las dos cámaras del Congreso o cuerpo legislativo de la República de Cuba. Inspirado en el Panteón de París, San Pablo de Londres y en el Capitolio de los Estados Unidos, el edificio presenta una fachada acolumnada neoclásica y una cúpula que alcanza los 91,73 m de altura.

El pórtico central, de 36 m de ancho y 16 de alto, es sostenido por 12 columnas jónicas de granito. En este espacio se ubican las tres puertas de los accesos principales al edificio, con 7,70 metros de alto y 2,35 de ancho, así como un conjunto de bajorrelieves de mármol realizados por el mismo artista italiano.​ La cúpula, de una altura de 92 m, fue en su momento la quinta más alta del mundo con un diámetro de 32 m.

Cuenta con 16 nervios entre los que destacan los panales recubiertos con láminas de oro de 22 kilates. Remata la cúpula una linterna con 10 columnas jónicas en cuyo interior había hasta 1959 cinco reflectores giratorios que fueron retirados.

el Trabajo y la Virtud.

Las dos estatuas del exterior del capitolio, situadas a ambos lados de la escalinata de granito, representan el Trabajo y la Virtud.

Los dos grupos escultóricos que custodian la majestuosa escalera de 55 peldaños, estan hechos en bronce y miden 6,50 metros de altura cada uno.

La construcción ocupó un área total de 43.418 m², de los cuales 13.484 corresponden al inmueble, con un área circundante de jardines y parques de 26.391 m². El resto, 3.543, se dedicaron a la ampliación de las calles y en su entorno. ​El inmueble se construyó a partir de una estructura metálica encargada a la compañía norteamericana Pudrí & Henderson, que ya había ejecutado con anterioridad numerosas obras de importantes edificios en la capital.

El diamante

El diamante que marca el km 0 de la red de carreteras de Cuba.
El diamante perteneció al último zar de Rusia, Nicolás II, y había llegado a La Habana en manos de un joyero turco que lo adquirió en París.

A pesar de estar protegido por un sólido cristal tallado y considerado irrompible, el diamante fue robado en 25 de marzo de 1946 y recuperado el 2 de junio del año siguiente.​ Nunca se supo quien lo robó aunque la rumorología popular atribuyó el hecho a un teniente de la policía especial del Ministerio de Educación llamado Abelardo Fernández González.

En 1973 se sustituyó el diamante por una réplica por cuestiones de seguridad y se guardó en la caja de seguridad del Banco Central de Cuba.

La República

En el interior se materializa el simbolismo arquitectónico en la imponente escultura de La República, situada bajo el domo, obra también de Zanelli, hecha en bronce, con 15 m de altura y 30 T de peso, que en su momento fue también la segunda más grande del mundo bajo techo. La estatua  ha sido reparada y cubierta en oro con financiación rusa.

Salón de los Pasos Perdidos

El gran Salón de los Pasos Perdidos, el más monumental de los espacios existentes en los edificios públicos del país, con casi 50 m de largo, 14,5 de ancho y casi 20 m de puntal; y que sirve de vínculo con los cuerpos laterales del edificio, de proporciones mucho más bajas, y en los que predomina la horizontalidad con respecto al bloque central.​ En ellos se albergaban la Cámara de Representantes (situada al norte) y el Senado (situado al sur),

que son rematados en sus extremos por las formas curvas correspondientes a los hemiciclos para reuniones, lo que se refleja en la arquitectura exterior de las fachadas laterales.

El ángel caído    

La estatua del Ángel Caído  es una escultura emplazada en uno de los jardines interiores del Capitolio Nacional, en La Habana, Cuba. Fundida en bronce, se encuentra sobre un pedestal de mármol frente al Salón Simón Bolívar en el ala norte, su tamaño es aproximadamente la media humana. Se trata de una representación de Lucifer, líder de los ángeles que se rebelaron contra Dios antes de la creación del hombre y que fueron expulsados del cielo. Fue esculpida por el artista italiano Salvatore Buemi (1860-1916). Representa una alegoría a la independencia y la rebeldía.

Aunque al observarla es notable que, lejos de representar el momento de la caída del ángel rebelde, nos muestra el instante del levantamiento de Lucifer contra Dios y le vemos con un puño en alto y con la otra mano pegada al pecho, en una postura altanera, reivindicando el trono celestial. Buemi, en 1910, obsequió su obra a Orestes Ferrara, político cubano de origen italiano, que presidía entonces la Cámara de Representantes, en aquella época situada en la calle Oficios esquina a Churruca, en La Habana Vieja; donde después estuvo el Ministerio de Educación, que permaneció allí hasta después de 1959, y ahora se halla el Salón de la Ciudad.

La pieza se emplazaría en el Capitolio en 1931, dos años después de su inauguración. Fue donada por el propio Ferrara, que había ganado en la Guerra de Independencia las estrellas de Coronel, y que en ese momento se desempeñaba como embajador de la dictadura de Gerardo Machado en Washington.

Advertisement. Scroll to continue reading.
Despacho del Presidente del Senado

En el despacho del Presidente del Senado se distribuyeron pequeños toques de oro como en sus muros que fueron empanelados con molduras resaltadas en oro. Los herrajes de los cierres de los salones de las secretarias del Senado están acabados en oro. En el despacho del Presidente de la Cámara de Representantes los ornamentos de las paredes y el techo estaban cubiertos con láminas de oro además de los herrajes de sus puertas y ventanas; para rematar la pieza una gran lámpara de bronce colgaba del centro del cielo raso con acabado de oro.

«Tumba del Mambí Desconocido»

Un lugar poco conocido de este edificio es la «Tumba del Mambí Desconocido». Está ubicada en la parte baja de la escalinata principal; debajo y a ambos lados de ésta es posible apreciar dos arcos que conducen a un pasaje cubierto donde se encuentran las entradas a este recinto, que contiene un sarcófago rodeado por seis figuras de bronce que representan cada una las seis provincias de la república.

otras noticias

CUBA

Meliá cree que su socio cubano, Gaviota, también debería responder en el pleito abierto por los Sánchez Hill en Palma de Mallorca. Esto supondría...

CUBA

"Es escandaloso que las fuerzas de seguridad de Cuba bloquearon al representante oficial de la Embajada de Estados Unidos en La Habana cuando intentaba...

CUBA

Declarar ilegal cualquier partido, movimiento u organización que sea basada en las doctrinas marxistas, leninistas y castristas

CUBA

El sistema de vigilancia difunde de manera continua el miedo a revelarse. Ya es hora de vencer ese miedo que nos consume. El miedo...

Copyright © 2020 Heraldo de Cuba