Connect with us

Hi, what are you looking for?

CUBA

EL GRAN EQUIVOCO O LA GRAN TRAICIÓN

la política de Obama, pues realzó los politiqueros y la politiquería, lo mismo dentro de Cuba que en Miami. Le dio vía libre a la demagogia y los demagogos.

epa05224459 US President Barack Obama (2-L) and US officials lay a wreath for Cuban hero Jose Marti at Revolution Square in Havana, Cuba, 21 March 2016. US President Barack Obama is on an official visit to Cuba from 20 to 22 March 2016; the first US president to visit since Calvin Coolidge 88 years ago. EPA/ALEJANDRO ERNESTO

9 de octubre 2020, opinión

Agustín Valentín López Canino

Según Miriam Leiva en la tertulia del día seis de octubre 2020, lograda por los periodistas José Luis Ramos y Amado Gil, fue un éxito para el pueblo de Cuba el gran acontecimiento. Pero ¿para quiénes era un éxito realmente? ¿Para qué pueblo, para el de Cuba?, ¿para el cubano de a pie o para dictadura?, ¿para el cubano opresor o el oprimido? ¿para el hombre humilde o para los sátrapas sin escrúpulos?

Desde ese momento la represión fue implacable contra los que realmente exigíamos un cambio de gobierno y la instauración de una república, que es más que de un Estado de Derecho. Casi han logrado extinguirnos como oposición. Después de la gran humillación para la oposición y los oprimidos, el respaldo internacional incluyendo los EEUU casi se ausento. La unión europea rápidamente vario su posición común declarando los deseos de relaciones armoniosas con el régimen, pues cualquier gestión o cambio en la política de los EEUU hacia algún gobierno, necesariamente influye en este mundo donde ellos tienen un gran poder.

 El 17 de diciembre de 2015 ha sido el día más fatal de la historia para la conquista de la verdadera libertad de Cuba, una burla al patriotismo. Fue en verdad cuando triunfó la revolución. Se le concedió a los Castros la última voluntad; establecer relaciones con los EEUU bajo las condiciones de su régimen impuesto en 1959, la justicia necesitada por el pueblo estuvo ausente, como también las conversaciones ocultas a ambos pueblos.

Yo estaba allí, lo viví. Me dijo un reportero irlandés: Nunca había visto cosa igual, cientos de policías arremetiendo contra mujeres y hombres sin importar su edad, todos pacíficos, fue horroroso. Yo estuve allí desde que el Mayor Camilo arremetió junto con otros dos esbirros contra Yuri Roca, alcance a grabar su rostro ensangrentado y gritarle al sicario asesino.

Escape de la arremetida por una casualidad. Con un reportero francés me había ausentado por media hora a casa de mi hermana que no había podido asistir pues su casa permanecía rodeada de patrullas y agentes del G2 desde la media noche. Cuando regrese ya todo había acabado, en el parque Gandhi, pero no en Cuba. Solo encontré algún que otro extranjero, dentro de ellos el reportero irlandés que aterrorizado me contó lo sucedido. Camine unas cuadras y cuando iba por 62 y séptima inesperadamente dos individuos se me abalanzaron torciéndome los brazos a la espalda, me condujeron a la estación donde estaba el Mayor Camilo, uno de los represores más temidos por la oposición. Después de alguna amenaza termine en un calabozo hasta las nueve de la noche. Me quitaron un distintivo de prensa burlándose de su contenido.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Para llegar allí estuve con las Damas de Blanco en la vigilia de la noche, pude llegar en un taxi acompañando a dos reporteros norteamericano, una espectacular escaramuza lograda sin comunicársela al taxista de turismo. Le había pedido que subiera por la avenida Porvenir, atravesó el operativo sin estar al tanto, apenas unos metros antes de la calle de la sede le ordene que doblara a la derecha, se sorprendió por la velocidad a que circulaba y el giro brisco, pero lo asimilo. Tuvimos que hacerlo así, de otra forma el taxista no hubiese aceptado por ninguna suma de dinero. 

Desde entonces la represión fue implacable hasta debilitar la oposición, dividirla y casi desintegrarla. Eso lo logró la política de Obama. Lo que tenemos hoy, la crisis, la exclusión, el debilitamiento de los pensadores diferentes, la falta de apoyo internacional se hizo evidente.

La política de Donald Trump ha intentado recuperar la dignidad y no solo de los patriotas cubanos sino también la de los EEUU que se habían convertido en un solar desorganizado, en una guardería revuelta, en un villorrio donde cualquier individuo y de cualquier nacionalidad llegaba y plantaba fuera del respeto por las leyes emigratorias.   

Miriam Leiva no sabe lo que es la reclamación pacifica en la calle. No sabe aun lo que es atravesar la Habana en un auto policial con las esposas trozándote las manos. Mirian no sabe lo que es estar Bajo el sol en el asiento trasero de una patrulla cerrada faltándote el aire y esto quizás no lo haya logrado la política de Obama, pero si aseguro que lo legalizó, aunque el discurso podría haber dicho lo contrario. A una parte de Norteamérica solo le interesa Cuba como usufructo para exprimirla y sacarle el jugo sin importar la condición para lograrlo.

Advertisement. Scroll to continue reading.

La política de Trump ha logrado estabilizar el robo echo al dólar USA eliminándole el gravamen que no era más que un robo obligatorio impuesto al descaro por las perretas de Fidel Castro, así también ha logrado que el gobierno intente unificar la moneda para evitar el también robo y tragedia del cubano en las casas de cambio. Ha logrado que el Estado actué sobre la corrupción que atormenta más al cubano de menos ingresos que las posibles consecuencias del embargo, ha logrado que el gobierno se centre en la producción, la economía y el bloqueo interno que ha sido lo que ha arruinado la nación. Le ha demostrado al pueblo que el gobierno y sus gobernantes son ineptos, mentirosos y parásitos, siempre prometiendo un futuro de progreso que solo ellos viven, el pueblo hoy está convencido del mal gobierno. Hoy fuera de la diezmada oposición el pueblo le hace reclamos al gobierno, exige la libertad de comercio, la propiedad de la tierra, y esto no es una consecuencia solo de la pandemia, sino de la política y las medidas directas tomadas por la actual presidencia norteamericana. 

A Miriam Leiva quizás la haya favorecido la política de Obama, pues realzó los politiqueros y la politiquería, lo mismo dentro de Cuba que en Miami. Le dio vía libre a la demagogia y los demagogos. Le dio razón a los reformadores del socialismo que no son más que reformadores de la dictadura, a los socialistas disfrazados que se conformarían con un escaño en la asamblea nacional o el Consejo de Estado para dejar de oponerse al régimen.

 Que beneficios trajo la política de Obama, hacer uso de la burla en comer en un paladar “particular” controlada por la dictadura, donde ningún cubano de a pie puede llegar. Legalizar negocios que ahora por un error del sistema ha salido a la luz que el 90% están corruptos y utilizan la materia prima destinada por el Estado a la parte menos favorecidas de la población mediante la bolsa negra. Hay que ser bastante estúpido para no percatarse que el 95% de la supuesta empresa “privada” está bajo el control absoluto del gobierno, unas de las razones por lo que también más del 95% de esta empresa no apoyan la oposición, ni quieren cambios para mejorar la vida colectiva de la nación.

La política de Obama fue un éxito, pero para el control dictatorial, para otros gobiernos que tenían dudas en sumarse al respaldo de la sociedad civil opositora dentro de Cuba, ahora con la normalización acabando por huir de ella. El único país que no había reconocido el gobierno dictatorial de Cuba lo reconoció, la primera potencia del mundo le acaba de dar el visto bueno, ya queda legalizada la dictadura de los Castros.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Una última sugerencia para estos buenos patriotas cubanos de las noticias, José Luis Ramos Y Amado Gil. Biden ha aprendido muy bien la lección de Fidel Castro y la aplica en el discurso de lo que quieren escuchar los cubanos en Miami, promete a la Comunidad Cubana en el exilio lo mismo que prometió Fidel Castro antes de tomar el poder y lo rectifica: yo no soy marxista. No soy comunista. No soy socialista. Ese fue el discurso del tirano hasta apoderarse del poder. La revolución es más verde que las palmas.

 El futuro gobierno de Biden tiene el mismo tono de colores que el de Fidel, pero después que vendrá, el rojo o el verde olivo. Hoy Trump tiene a la dictadura controlada y no solo a la de Cuba. Si Obama no hubiese cedido ante la dictadura, nosotros hoy lo menos que tuviésemos fuera un partido legalizado en la constitución, porque el empuje social en aquellos momentos iba en incremento como va ahora mismo, y no me refiero al empuje social de la oposición, sino del pueblo, las fuerzas sociales que se necesitan para condicionar al gobierno.

Otro cambio de política con respecto a Cuba, sin un cambio en la política del régimen, sería desastroso, llegaríamos al envilecimiento extremo.

Sería bueno que muchos de los que se consideran politólogos se dedicaran un poco a la política real y no a la politiquería barata de los zascandiles de José Ingenieros.

Advertisement. Scroll to continue reading.
Click to comment

Deja un comentario

otras noticias

CUBA

Este decreto ley ha sido creado con toda intención para utilizarlo como justificación a negar la entrada al país de las ayudas que son...

CUBA

Una vez que entre en vigor esta Resolución a partir del próximo 10 de diciembre en todo el país, la persona que vaya a...

CUBA

Los medios castristas insisten en seguir mintiéndole descaradamente al mundo y a los cubanos acerca del grupo de activistas en huelga de hambre y...

CUBA

"Mañana él vendrá y hablará con ustedes de todo lo que ha pasado, él les contará"

Copyright © 2020 Heraldo de Cuba