Connect with us

Hi, what are you looking for?

CUBA

EL MARXISMO Y LOS EEUU

si el gobierno de los EEUU se deja penetrar por las ideas marxistas de supuesto igualitarismo ejercidas por Joe Biden, no habrá nuevo ni viejo orden, no habrá ni nuevo nivel de conciencia ni viejo, lo que llegará será el desorden generalizado, el caos como en Sodoma y Gomorra

30 de septiembre 2020, Agustín Valentín López Canino

si el gobierno de los EEUU se deja penetrar por las ideas marxistas de supuesto igualitarismo ejercidas por Joe Biden, no habrá nuevo ni viejo orden, no habrá ni nuevo nivel de conciencia ni viejo, lo que llegará será el desorden generalizado

Pueblo de la gran nación norteamericana. No digo gran nación como hipócrita adulación, admito sus errores, sus pecados, sus ostracismos y demás aberraciones padecidas por la raza humana, pero dentro de toda esta vorágine de maldición que surgió según el génesis en el jardín del Edén producto de la desobediencia de una mujer y la debilidad del hombre ante la esbeltez femenina, queda claro que los EEUU son un país bendecido por la misericordia divina, tocado por la gracia desde su comienzo, mucho antes de su descubrimiento, pues así fue demostrado por sus autóctonos habitantes.

Resumir la historia de los EEUU en unas pocas letras no es posible, son muchas páginas repletas de historia colmadas todas de belleza, rebeldía y amor infinito por la libertad. Aunque el orgullo no es un atributo venerable de la sencillez, el orgullo de Norteamérica y sus norteamericanos está bien fundado. Sí, porque hay orgullo bien fundado y orgullo que los hechos y resultados demuestran la condición mezquina de los humanos. Un ejemplo claro lo tengo en mi propio país. Muchos cubanos se sienten orgullosos de ser cubanos, la revolución se siente orgullosa de haber transformado la nación. Fidel Castro se sentía orgulloso de gobernar la isla y ser aplaudido, y ¿cuáles son los fundamentos del orgullo cubano? Haber sido el último país en rebelarse ante el yugo colonizador. Haber permitido la opresión de una dictadura durante seis décadas. Huir para el exterior en busca del ejercicio de los derechos que por condición humana nos corresponde, todo por no tener el suficiente valor para enfrentar las injusticias del poder, ser instrumentos de la política del Estado adueñado de la voluntad propia. Y la revolución; ¿de qué se puede sentir orgullosa? De crear generaciones de zascandiles, de mediocres ineptos para el desarrollo y pensamiento propio, de aberrados sin identificación personal basado en la convicción de existencia y Fidel Castro; de haber hecho de la nación un feudo del cual se sirvió para su grandeza personal y después dejarlo todo hecho una ruina de hombres y vida. Esto es un orgullo infundado.

 A pesar de estar aún bajo el yugo colonial ya en 1870 eran la primera economía del mundo.

Las EEUU desde su comienzo como nación independiente en 1776, se fundaron por encima de todas las vicisitudes en la condición de los hombres y sus valores. En la justicia deliberada hacia el progreso. En la libertad individual y la condición humana como base fundamental para el desarrollo. Fueron los primeros en liberarse de la metrópolis colonial y fundar una nación libre bajo la constitución más justa y mejor estructurada de su época y hasta hoy con las demás enmiendas agregadas, que haya poseído la humanidad para conducir una nación, donde la igualdad como seres humanos no era solo una propuesta marxista, sino una condición de existencia.

Los EEUU No quedaron de brazos cruzados a disfrutar su emancipación, cuando otros países de América comienzan sus luchas independentistas, los EEUU jugaron un papel protagónico incluyendo Cuba.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Para el 1861 los EEUU comienzan la única guerra librada en su territorio entre el norte y el Sur; Guerra de Secesión por la liberación del negro. Hoy que se protesta en los EEUU en contra de la supuesta supremacía blanca no se debe olvidar la historia. Esa cruenta guerra que costó miles de vidas de norteamericanos. Después de la Unión alcanzar la victoria en 1865, se procede a completar el ejercicio de las libertades y derechos que por condición humana le corresponden al individuo, se agregan las tres enmiendas de la guerra civil a la constitución. La decimotercera en 1865 prohibiendo la esclavitud; la decimocuarta 1868 extendiendo protecciones legales federales independientes de su raza y la decimoquinta 1870 aboliendo las restricciones raciales para votar.

Que conste que fue un republicano quien fungía de presidente y quien en última instancia abolió la esclavitud y comenzó a darle valor como ser humano al negro.

Desde entonces los EEUU se convirtieron en el país de las libertades y derechos, el sueño del paraíso terrenal para la humanidad. Eso lo ha hecho blanco de elogios, pero también de infamias, sobre todo de los estados impotentes para conducir a sus pueblos al progreso, de los gobiernos que conducen a sus naciones a la miseria, de las dictaduras de corte socialista, de los marxistas que hoy intentan bajo la bandera de supuestas discriminaciones solventar el orden constitucional, la disciplina, respeto y justicia social regido por la constitución, a la ley y el orden. Bajo supuestos abusos de poder, supremacía blanca y despreocupación en el manejo de la pandemia ejercen la violencia, el vandalismo para difundir el ideario marxista, estalinista y sobre todo el castro comunismo expandido por américa como panacea para equilibrar desgracias.

Ya han comenzado las elecciones en los EEUU, unas elecciones que no son solo de los EEUU sino de toda la humanidad y que no se trata de una supremacía blanca o negra, de un presidente o de un partido, en ellas se juega el orden mundial, la estabilidad, el respeto por la condición humana, el sistema de valores, la moralidad, la creación divina. En algunos espacios se habla de un nuevo orden mundial, si el gobierno de los EEUU se deja penetrar por las ideas marxistas de supuesto igualitarismo ejercidas por Joe Biden, no habrá nuevo ni viejo orden, no habrá ni nuevo nivel de conciencia ni viejo, lo que llegará será el desorden generalizado, el caos como en Sodoma y Gomorra. Por suerte tenemos esa advertencia que se coloca hoy en una balanza de elecciones.       

 Pero no escribo acá por o para hablar del Marxismo con respecto a los EEUU que aún no ha sido implantado, porque el marxismo no es una ideología que no se consolidad por las leyes de la dialéctica, sino que hay que imponerla. Voy a destacar las desgracias del marxismo con respecto a Cuba. La isla que el Marxismo ha dañado haciéndola retroceder en el tiempo. La isla que ha sido arruinada por el marxismo. La patria de mucho de los que están abrigados bajo este bendecido aprisco de nación, de democracia, pretendiendo hacer algo para liberarla de la tragedia y de otros que la han abandonado con indolencia dejándola en manos de dictadores ególatras y bandoleros, por casualidad todos marxistas.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Yo tengo que agradecerle un poco al Marxismo ser un antimarxista en estos momentos, pues por unos días fui marxista, los días que estuve leyendo el Posibilato de Tréveris, Tréveris por el lugar donde nació Carlos. Este libro destacaba la vida de Marx, sin duda un gran hombre buscando el equilibro social, pero desgraciadamente no resulto. Lo contado en esta biografía me sensibilizo tanto; aquella abnegación a su trabajo donde para continuarlo vendió sus botas de frio, siendo perseverante en su obra bajo el dolor de perder varios hijos prácticamente por hambre. El sacrificio de aquel hombre me impacto tanto que me hice Marxista, una semana después el profesor de Marxismo me acusaba de revisionista en un panel de filosofía marxista precisamente, pero estaba en una escuela militar donde esa crítica tronchaba mis estudios y me conducía a la cárcel, tuve que aceptar supuestamente continuar siendo marxista para los exámenes y un antimarxista para mí.

Muchos años después cuando tengo acceso a la Biblia conozco que la teoría marxista es una doctrina sin Dios, por un lado, o sea la espiritualidad del ser humano en última instancia no cuenta, la individualidad tampoco, en resumen, toma al hombre, lo introduce en una manada conducida por alguno de la manada que ha tomado la delantera y ahí lo deja todo, una manada amorfa de seres humanos racionales convertidos en irracionales y propiedad de otro humano.

Por otro lado intenta argumentar que la sociedad está sentada toda sobre una base económica, pero en el proceso practico, cierra esta veracidad, negándola en su desarrollo, no la toma en cuenta en la estructura social que define, y mediante el imperio de la fuerza la somete íntegramente a la política ególatra de un gobernante o un grupo de ellos que a través de la historia han demostrado adsorber las bases de la democracia, adoctrinar la voluntad de los hombres en particular y de la sociedad en general dejándola en un estado de servidumbre.

 Viene al caso una anécdota. Viajaba yo por la avenida de Boyeros y en el muro que encierra la fábrica de prefabricados nombrada Perduri, (este muro tiene unos 600 metros), todo estaba cubiertos de dibujos con figuras humanas solo de la cintura para abajo, todos los cuadros más de 30 haciendo una actividad útil, al final del muro estaban las tres cabezas de la insignia que representa a la unión de jóvenes comunistas conocida como UJC, entendí en aquellas imágenes que ellos eran los únicos que podían pensar, los demás solo tenían que trabajar, eso es el marxismo, una doctrina donde toda la independencia, las libertades, los pensamientos y sentimientos, los derechos del hombre están sometidos a buenas o por la fuerza, no a la ley representando la justicia exactamente, sino a la voluntad y arbitrariedad de esa doctrina, que de hecho está basada en la extinción de la propiedad privada.

Por lo tanto, hermanos cubanos norteamericanos, y norteamericanos olvídense de sus propiedades si las ideas marxistas toman el poder en los EEUU. Olvídense de su progreso si Biden toma el poder. Olvídense de su congreso. Olvídense de su cámara de representantes. Olvídense de su independencia. Olvídense de su hegemonía mundial. Olvídense de continuar siendo la primera economía del mundo. Olvídense de que son norteamericanos.

Advertisement. Scroll to continue reading.

 Saben ustedes las imágenes que me vienen a la mente cuando me hablan de Marxismo. La desaparición de los juguetes y la ropa en las tiendas. La desaparición de los dulces en las dulcerías, una libreta o cartilla donde te entregan solo lo que estima el gobierno necesario para no morir. El cuarto de pan diario, las colas interminables para todo lo necesario e imprescindible. Los campesinos muriendo con lágrimas en los ojos por haberles quitados sus tierras. Cientos de cubanos alzando la mano en los aeropuertos despidiendo a sus familiares o amigos en adioses indefinidos sin saber cuándo o si había reencuentro, para muchos nunca lo hubo. Miles de buenos cubanos lanzándose al mar en éxodos suicidas. Actos de repudios, donde cualquiera catalogado marxista puede ofenderte, vituperarte, golpearte, humillarte, halarte la barba o el cabello, y hasta exterminarte con toda impunidad amparado por las autoridades y esto, solo por exigir pacíficamente derechos inalienables plasmados en la Declaración Universal de las Naciones Unidas. Me nublan la visión los niños del remolcador Trece de Marzo siendo tragados por el mar, sus manitas intentando aferrarse de algo mientras de su boca entreabierta se expulsaba la última burbuja de oxígeno.

Ustedes Nunca se han sumergido y les ha faltado el aire para salir a la superficie, yo sí, háganlo y verán la horrible sensación que se experimenta. Sobre todo, háganlo antes de botar por Biden.

También se impregna la imagen de mi tío ya casi al borde de la muerte y sus palabras asomando lágrimas en sus ojos. El comunismo me acorto la vida convirtiéndomela en un infierno. Era un campesino pobre pero independiente, fue prácticamente obligado a emigrar a la ciudad y entregar la tierra al gobierno basado en el marxismo.

También tengo bien fresquita, como una foto, la imagen de mi torito palomo. Yo tenía tan solo unos seis años quizás.

Palomo era hijo de la vaca Margarita, desde que nació comencé a acariciarlo todos los días cuando mi abuelo traía al patio la vaca para el ordeño. El ternero se convirtió en añojo bajo mis caricias, luego en torito, se dejaba abrazar con ternura, me pasaba la lengua por el rostro cada mañana, tenía los ojos negros como un azabache, rodeado de oscuras ojeras.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Toda esta relación fue hasta un día, mi abuelo me dijo que el torito se iba, el Estado se lo llevaba en la próxima recogida de ganado que obligatoriamente tenía que entregar todo propietario de ganado, así fue, la última imagen de mi torito no se me olvida, de sus ojos negros se desplazaba una lagrima mientras me miraba fijamente. Allí vino el vaquero del gobierno y lo unió a la manada, debió asustarse mucho entre aquella vorágine de desconocidos que se apeñuscaban sin saber para dónde ir. Mi torito debió terminar en las mandíbulas de algún marxista.  

Esto no lo entendí nunca hasta la mayoría de edad cuanto estudié lo que era el marxismo, entonces comprendí que a mi torito se lo había llevado el marxismo y que ni tus hijos son tuyos en un gobierno de ideología marxista.

 Si Norteamérica desea dejar de ser norteamericana. Si el estadounidense busca dejar de tener identidad. Si los yanquis, como algunos le llaman, quieren que gobierne la anarquía que voten por Biden y dejen que penetren las ideas marxistas al gobierno. Esto no se trata de la supremacía blanca o negra, esto es solo el pretexto, la esencia está en el motivo por el cual Dios destruyo a Sodoma y Gomorra porque pienso que Sodoma y Gomorra debieron estar regidas por gobiernos basados en la doctrina marxista. Quien tiene oídos que oiga, quien tenga ojos que vea, quien aún tiene libertad hoy y se enorgullece de ser norteamericano que alce la mano y vote por Biden para que mañana pierda el orgullo de ser norteamericano y sus manos para elegir al gobierno estén trincadas por un grillete.          

Click to comment

Deja un comentario

otras noticias

CUBA

Eduardo Lázaro Queijas Falcon torturado en las prisiones cubanas hasta perder los dos ojos

CUBA

Este decreto ley ha sido creado con toda intención para utilizarlo como justificación a negar la entrada al país de las ayudas que son...

CUBA

Una vez que entre en vigor esta Resolución a partir del próximo 10 de diciembre en todo el país, la persona que vaya a...

CUBA

Los medios castristas insisten en seguir mintiéndole descaradamente al mundo y a los cubanos acerca del grupo de activistas en huelga de hambre y...

Copyright © 2020 Heraldo de Cuba