Connect with us

Hi, what are you looking for?

CUBA

El S.O.S. PARA CUBA TIENE RUMBO NORTE

La miseria que vive el país no ha sido importada sino engendrada y creada por el gobierno y el Partido Comunista

27 de julio 2020, Agustín Valentín López Canino

Estamos dispuestos a cambiar 100 comunistas por, uno de esos a los que los  mismos comunistas le llamaron gusanos.

El modelo de sistema Socialista está probado que no funciona como sistema social competente para satisfacer las necesidades materiales y espirituales de los pueblos. Así lo demostró el imperio encabezado por la URSS y compuestos por más de una decena de estados de distintas nacionalidades en Europa del Este. Quedo probado que no se trata de recursos, ni de la voluntad y el sacrificio de los pueblos, tampoco de bloqueos, embargos o restricciones impuestas por otros estados. El sistema social Socialista lleva su propia destrucción dentro de sí. Mientras el capitalismo no cesa un minuto al avance hacia la perfección incrementando la producción de bienes y servicios, elevando el nivel de vida hasta extremos del lucro, los pueblos en el socialismo quedan estancados, presos del inmovilismo y la esperanza del futuro. Así se suceden las generaciones una tras otras, (me refiero a los pueblos, porque los componentes del pueblo que se acomodan, en el Estado, disfrutan parásitamente de las deliciosas mieles del poder).

En Cuba, argumentando ese modelo de sociedad socialista, Fidel Castro formo una recia dictadura basada en el poder, el control de todas las libertades y el empoderamiento absoluto de los Derechos Humanos teniendo la facultad de someterlos a la condición política y violarlos colectivamente con la mayor impunidad, lo que ha traído como consecuencia el desorden social, la corrupción, le decadencia de valores, la enajenación de la conciencia, la perdida de la dignidad y la  desaparición de la obligación cívica, además de la siembra del terror dentro de la isla, donde sus habitantes prefieren los éxodos suicidas aun a riesgo de la vida antes de reclamar sus derechos que por condición humana le corresponden. Esto está más que demostrado durante los 60 años de dictadura.       

En el 1959 Fidel Castro toma el poder por medio de la violencia, él y sus seguidores se adueñaron del país, entonces comenzó el desorden social tras la palabra “revolución” y “socialismo”. La primera etapa “revolucionaria” se caracterizó por el paredón o mejor dicho el asesinato impune tras juicios sumarísimos donde la venganza, el odio, la envidia y los frutos de Satanás dictaban las sentencias a muerte y no a la justicia. Esto forma parte del terror que aún vive la población, terror que ha impedido el desarrollo de valores cívicos y que ahora se proyecta como un bumerán contra el propio Estado que lo implantó, lo cultivo y lo permitió.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Dentro de esta etapa del proceso y desde el mismo día primero de enero de 1959 se llevó a cabo otro perverso tipo de atentado contra la condición humana: La expropiación de bienes, o robo, con y por medio de la fuerza para definirlo con claridad y exactitud.

Los barbudos encabezados por Fidel Castro se apropiaron según sus grados o el cargo entregado por el propio Fidel, de propiedades sustraídas a sus dueños, bienes de todo tipo como viviendas, tierras, autos, dinero, que fueron usurpadas por estos bandoleros y los grandes negocios sostenedores de la economía del país pasaban a manos del Estado, argumentando con demagógicos discursos que saltaban a manos del pueblo. Demás está decir que no hubo indemnización.

Desde entonces tras una supuesta justicia social se desarrolló el irrespeto y desorden social. La única condición que dominaba y aun domina la sociedad es la condición política. Bastaba ampararse tras un carnet del Partido Comunista o haber sido combatiente para tener impunidad y poder atentar contra un humilde ciudadano común, y si ese ciudadano no está bien visto ideológicamente o no era “revolucionario” estaría a las puertas de la prisión. Me refiero en términos generales al Partido Comunista porque quien no lo hizo lo apoyo.

Desde entonces el cubano decidió someter toda su dignidad al imperio de la perversa política de la “revolución socialista” de Fidel Castro y sus secuaces.

Advertisement. Scroll to continue reading.

En estos tiempos de crisis y no precisamente producto de la pandemia, el poder se ha percatado que no es el embargo norteamericano, ni el capitalismo, ni la oposición lo que ha sepultado la nación en medio de la escasez. La miseria que vive el país no ha sido importada sino engendrada y creada por el gobierno y el Partido Comunista único autorizado a gobernar según la reformada constitución que el pueblo, como cómplice, y por disimiles razones recién aprobó.     

Hoy sucede al revés con el asunto de las expropiaciones. De las que se apropiaron Fidel Castro y sus seguidores no eran robadas, estas de ahora, en muchos casos, si son producto del latrocinio directo, la malversación y el desvió de recursos producidos por el pueblo y destinados para suplir sus necesidades después de satisfacer las concupiscencias gubernamentales.

El gobierno intenta restablecer el orden social porque se le ha convertido en un asunto político y de supervivencia, no creo que sea por bondad, pero el desorden esta tan enraizado que se ha transformado en un mal crónico y compone una denigrante cultura de vida.

La idea de Raúl Castro de que el cuentapropismo solucionaría problemas creados por el gobierno, pero sin trasformar la estructura social y política, ha creado una crisis más profunda, a tal dimensión, que, si no se pone coto, la nación se desintegra y no para bien de nadie pues será tomada por la anarquía de burócratas y ladrones.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Raúl Castro nunca fue economista y una nación no se gobierna como un ejército. Si bien el legado de su hermano fue desastroso, el intento de solución ha sido aún más desastroso. La empresa privada desarrollada por el gobierno sin trasformaciones de la estructura social y política ha profundizado la desigualdad social y el distanciamiento de las igualdades que suponía el socialismo y que nunca se han logrado.    

El pueblo de Adentro y de Abajo actualmente sufre un doble síndrome de Estocolmo. Uno hacia la realeza que gobierna y otro hacia esa mafia silenciosa muy mezclada con la gubernamental que le roba los pocos bienes que destina el Estado para el pueblo después de satisfacer su lujuriosa avaricia.

Algunos argumentan que la empresa privada ha llegado para solucionar dificultades al hombre humilde, pero la bolsa negra que en última instancia alimenta y forma parte del mayor % de la empresa privada no está al alcance del hombre humilde, el que suda la camisa día a día para en condiciones críticas y a medias, sostener una familia.

Otros argumentan que está simbiosis de capitalismo de Estado, con socialismo improvisado, a mediano plazo lograra hacer progresar el país, dudo que este invento convertido en un salvajismo donde la existencia para el hombre de valores es algo infernal, pueda, ni a largo plazo desarrollar la economía y restablecer la justicia social.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Desgraciadamente toda esta vorágine de descomposición social se ha desarrollado bajo la mirada impasible del Partido Comunista, único autorizado para gobernar la nación. 

Las trampas del gobierno con el único objetivo de mantener el poder son una estrategia perenne, un propósito de Estado que hoy se materializan más que nunca. Decenas de estúpidos, además del presidente se dedican a improvisar, a reinventar supuestas estrategias para paliar la crisis y supuestamente dar de comer al humilde. Con sus cerebros colmado de excremento de mosca, ordenan sembrar calabazas en los patios, piñas dentro de los cuartos y cultivar arroz en el inodoro, mientras ellos se comen la carne de res producida por los que siembran las calabazas, el arroz y las piñas. No estoy escribiendo metáforas de la revolución, la revolución en sí misma es una metáfora, que en la práctica ha demostrado ser lo más vil de un sistema social. No resolviendo por métodos correctos ni el 50% de las necesidades de los cubanos de Adentro y de Abajo, hoy pasa por encima de los humildes sin importar las consecuencias, todo por mantener el poder. Los más altos representantes del partido comunista, únicos autorizados a gobernar por decreto constitucional, dignos representantes del castrocomunismo intentan volver a la trampa, a la artimaña de la bondad intentando ocultar la pérfida intención del fustigamiento a la nación.

Hoy parece haber acabado el bloqueo. Las tiendas de lo que se le negaba al pueblo las han abastecido de productos, que por casualidad muchos son de procedencia estadounidense, teniendo que ser adquiridos también en moneda norteamericana, porque por casualidad también, ya el dólar no es moneda imperialista, aunque los exiliados expulsados por el Castrocomunismo continúan siendo enemigos. Estamos dispuestos a cambiar 100 comunistas por uno, de esos a los que los  mismos comunistas le llamaron gusanos y los expulsaron de su tierra después de arrebatarles todas sus propiedades. Pero lo cínico no es el cambio, sino que aún se incentiva la belicosidad hacia los EEUU.

Cuál es el problema, el dólar no ha cambiado de color – me digo, creo que estoy predispuesto contra el gobierno que promete un futuro de las esperanzas que nunca llegan, ahora son verdes las esperanzas; creo que ya estoy escribiendo disparates-. Me contesto; el gobierno ya lo tiene todo resuelto, ¿va a pagar en dólares?, y ¿la moneda que se va a establecer es el dólar americano que ya no es imperialista?, pero nada condicionado al respeto por los Derechos Humanos, las violaciones van a continuar, no van a cambiar de color. Coones, me estoy volviendo burro, no acabo de entender, entonces ya no es: socialismo o muerte, ahora es el dólar o la muerte. ¿y los que no tienen ningún gusano en la familia? ¿Cómo harán?. No estoy entendiendo, voy a otro tema del mismo collar del perro, o del mismo perro con otro collar, ahora flaco, sarnoso y desnutrido, pero con los mismos instintos sanguinarios de los revolucionarios.   

Advertisement. Scroll to continue reading.

Los emprendedores privados podrán exportar (no sé qué, porque todo lo que produzcan lo necesita la nación), pero a través de empresas y cuentas estatales controladas por miembros del partido comunista, único autorizado a continuar destruyendo la nación; perdón, quise decir, continuar explotando la nación; perdón, me equivoqué de nuevo, continuar exprimiendo al pueblo; perdón otra vez vuelvo a equivocarme, mejor le pregunto al Canelito, él es el presidente y creo que debe saber.

Toda esta partida de cuatreros gubernamentales intenta a través de los medios de disfunción masiva convencer al cubano que mañanaaa resolverán el desastre, otro embuste más para continuar disfrutando de las mieles del poder.

Para cerrar este criterio de opositor anticastrista, de exterminador abierto del castrocomunismo y no por razones personales, sino de justicia, aprovecho para comentar sobre uno de los espías asesinos. El señor Geraldo Hernández que se ha convertido en “economista agricultor” y ha aconsejado ciertas soluciones “agrícolas políticamente correctas y antiterroristas” que resolverán la crisis, como sembrar calabaza en el galpón, piña en la cantera del CDR, y arroz en la plaza Cívica antes del 1959, después de esta fecha Plaza de la Revolución, pero claro, no es su culpa, sino de Obama que lo libero y del pueblo que sigue aguantando que los asesinos le gobiernen.               

Agustín Valentín López Canino        

Advertisement. Scroll to continue reading.

Instale nuestra APP y lea las noticias sin conexión dentro de Cuba

otras noticias

CUBA

A LA SALA DE LOS DELITOS CONTRA LA SEGURIDAD DEL ESTADO DEL TRIBUNAL PROVINCIALPOPULAR DE LA HABANA CUBADEMANDA DICE: Que en nombre del acusado...

CUBA

Eduardo Lázaro Queijas Falcon torturado en las prisiones cubanas hasta perder los dos ojos

CUBA

Este decreto ley ha sido creado con toda intención para utilizarlo como justificación a negar la entrada al país de las ayudas que son...

Copyright © 2020 Heraldo de Cuba