Connect with us

Hi, what are you looking for?

CUBA

La otra casta

Muchos militares ya se cuestionan, si seguir apoyando al mismo régimen que los acaba de convertir en miembros de la clase más desprotegida de país

23 de julio 2020

En Cuba es existen hoy, otras dos, castas sociales muy poco conocidas, son los altos rangos mandamases del ejército y los rangos inferiores a teniente coronel, estos últimos la inmensa mayoría de los militares cubanos.

Los militares cubanos de medio y bajo rango, no sólo de las FAR, sino también los del MINIT están en un descontento generalizado que abarca a todos los miembros castrenses.

Cabe recordar que en Cuba sólo los miembros de la alta cúpula militar, de teniente coronel a generales, según su escalafón y rango poseen las llamadas tiendas especiales, que no son más que de tiendas destinadas a estos militares con todo tipo de productos, y acceso restringido de personas, donde pueden pagar con tarjetas magnéticas especialmente diseñadas para estos altos miembros castrenses. El resto de la clase media y de bajo rango militar cubano no disponen de ninguna prebenda económica, dejando así a más del 80 por ciento de todos los militares cubanos, indistintamente sí son miembros del MINIT o miembros de las FAR, en la misma situación de insatisfacción que el resto del pueblo.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Al igual que el resto de los mortales, no todos los militares gozan de la suerte de tener un familiar viviendo en el extranjero y que este en disposición de enviarles remesas en dólares americanos debido a su propia condición de militares. Por lo que una inmensa mayoría de todos los órganos y cuerpos uniformados del estado cubano, a día de hoy, se encuentra sufriendo una profunda decepción con el sistema, al verse imposibilitados en convertir sus 2000 o 3000 pesos cubanos de salario, según el grado y rango, a dólares, con una conversión de precios de 33 cup pesos por dólar y así poder adquirir los productos básicos dentro de las nuevas tiendas del estado.

Tiendas que para colmo de males no están repartidas en todo el país, lo que imposibilita, aún más, a esa gran masa uniformada poder equipararse a los pocos mortales, un diez por cientos de la población cubana; viéndose sometidos, a sí mismos, a la propia represión que apoyan y aplican a sus conciudadanos.

Ese casi noventa por ciento de los militares cubanos se han convertido, aún más, si se puede, en sus propios verdugos y ahora, también en los promotores de su propia desgracia y hambre. Hambre que ven trasladadas a sus propias mesas, a sus propios hijos, y a sus propias familias que ahora pasaron a ser parte de la tercera clase social existente en Cuba.

Muchos ya se cuestionan, si seguir apoyando al mismo régimen que los acaba de convertir en miembros de la clase más desprotegida de país, cuando a día de hoy sólo sus altos mandos, de Coronel a Generales, podrán continuar disfrutando de las prebendas otorgadas por sus altos cargos.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Sin contar la frustración que tienen ante la incapacidad del actual gobernante, Diaz Canel para poder solventar la situación económica de Cuba y dejar de hacer el ridículo en cada intervención pública, y si agremanos a esto que ninguno de los miembros del comité central del partido comunista de Cuba tiene una idea clara de cómo mejorar la situación económica del país, lo que implicaría que el actual gobierno navega a la deriva, sin rumbo fijo y adonde arrastre la marea.

Hay una gran desmoralización dentro de la clase de militar cubana, el gobierno de la isla no tiene capacidad económica para suplir las satisfacciones de todos los miembros uniformados dentro de la isla, lo que ha generado que desde hace años el nivel de corrupción, especialmente, dentro del ministerio del interior se haya disparado en todas las ciudades del país. Con este creciente descontento no sabemos hasta qué punto los militares, de medio y bajo rango, que ya hoy no podrán llevar comida a su mesa, ni suplir las necesidades básicas de su familia, continuarán apoyando al régimen.

Son muchas las hipótesis que se manejan de las FAR y sobre el actual descontento militar en la capital cubana, incluso se especula de la existencia de militares, que dentro de ese medio alto rango, estarían planificando acciones, hasta el momento indefinidas, en contra del gobierno regente de la familia Castro.

Ahora es, cuando la soga le llega al cuello y se dan cuenta que el pueblo cubano lleva estrangulado más de 60 años.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Esperemos que el despertar por hambre, porque el hambre despierta y quita el sueño, de los uniformados cubanos den un nuevo giro a la situación caótica de Cuba y se logre, de una vez por todas, la caída de la monarquía de los Castros, así sea con un golpe de estado militar.

Instale nuestra APP y lea las noticias sin conexión dentro de Cuba

para el resto del mundo

WhatsApp +15123331608

otras noticias

CUBA

A LA SALA DE LOS DELITOS CONTRA LA SEGURIDAD DEL ESTADO DEL TRIBUNAL PROVINCIALPOPULAR DE LA HABANA CUBADEMANDA DICE: Que en nombre del acusado...

CUBA

Eduardo Lázaro Queijas Falcon torturado en las prisiones cubanas hasta perder los dos ojos

CUBA

Este decreto ley ha sido creado con toda intención para utilizarlo como justificación a negar la entrada al país de las ayudas que son...

Copyright © 2020 Heraldo de Cuba