Connect with us

Hi, what are you looking for?

CUBA

Vigencia legal de la Constitución de 1940 en Cuba.

estaba vigente la Constitución del 40 y los poderes del Estado, solo debió restablecerse plenamente las garantías de la Constitución

25 de noviembre 2020

Por Germán M. González

El 10 de marzo de 1952 el ex presidente Fulgencio Batista, con el apoyo de algunos sectores del Ejército y de la política realizó un golpe de estado derrocando al Presidente constitucional, Carlos Prío a pocos meses de las elecciones generales, interrumpiendo así el devenir democrático del País y poniendo el vigor los llamados Estatutos Constitucionales.  Bajo esas condiciones se celebraron las elecciones de 1954 resultando electo Batista con bajísima asistencia a las urnas y acusaciones de fraude.

De inmediato el general golpista puso en vigor la Constitución pero ante las acciones generalizadas en contra de su régimen fueron suspendidas sucesivamente las Garantías Constitucionales y establecida la censura de prensa.

Advertisement. Scroll to continue reading.

En 1958 se celebran elecciones con aun menor asistencia a las urnasy recrudecidas acusaciones de fraude; para legitimar el proceso electoral Batista restableció las garantías constitucionales y flexibilizó la censura de prensa, pero el País se encontraba en estado de guerra con frentes de diversas organizaciones oposicionistas operando en varias provincias y lucha urbana en todas las ciudades y pueblos. Estas elecciones no fueron reconocidas por la oposición en Cuba ni por Estados Unidos que distanciado del régimen batistiano, interrumpió toda colaboración y la venta de armamento desde marzo anterior.

Por tanto el primero de enero de 1959, derrocado Batista, estaba vigente la Constitución del 40 y los poderes del Estado, solo debió restablecerse plenamente las garantías de la Constitución y celebrarse elecciones transparentes bajo el Código electoral de 1943, cumpliendo así el reclamó que unió a la inmensa mayoría de los cubanos y la promesa todos las organizaciones oposicionistas y sus dirigentes, incluyendo el movimiento 26 de Julio y su líder Fidel Castro.

En lugar de cumplir las promesas públicas y los pactos entre organizaciones oposicionista, Fidel Castro y algunos del movimiento 26 de Julio (Che Guevara; Raúl Castro; Armando Hart y otros) en coordinación con el antiguo aliado de Batista desde los años 30, el estalinista Partido Socialista Popular, elaboraron, entre humo de cigarros y tabacos, pistolas sobre las mesas—un hecho conspirativo a espaldas del resto del País— el engendro llamado Ley Fundamental de 1959 en vigor durante los próximos 17 años hasta 1976 con la imposición de la copia traducida de la constitución estalinista de la Unión Soviética del llamado «campo socialista».

Al contrario de lo que dicen, o no dicen, los medios e historiadores oficialistas, Fidel Castro y sus nuevos asociados — aliados durante décadas de Batista— lograron imponerse gracias a la inmensa ayuda soviética, que armó, vistió, entrenó, dio información de inteligencia, etc. a más de un millón de efectivos, pudiendo derrotar así a quienes reclamaron el cumplimiento del compromiso de plena vigencia de la Constitución de 1940 y elecciones bajo su Código Electoral de 1943.

Advertisement. Scroll to continue reading.

En la cruenta lucha desarrollada fueron derrotados y fusilados casi la mitad de los hasta seis mil alzados en los campos de Cuba; combatientes clandestinos o personas que simplemente no se mostraron de acuerdo con lo que ocurría. Entre las víctimas hubo comandantes como Humberto Sorí Marín; Wlliam Morgan; Jesus Carrera; otros comandantes sufrieron largas penas de prisión, como Hubert Matos; Eloy Gutiérrez Menoyo; Rolando Cubelas. En total el número de fusilados llegó a más de siete mil, y de ellos menos de 600 de los llamados «esbirros batistianos», también ejecutados en juicios sumarísimos sin garantía procesal.

A esto debemos de añadir decenas de miles de presos políticos, muchísimos muertos en prisión, como Pedro Luis Boitel, condenados en juicios igualmente ilegítimos y los sobrevivientes exiliados como parte de los millones de cubanos de la diáspora que fragmenta a la nación cubana por todo el mundo.

En próximo comentario examinaremos cómo la Constitución de 1940 establece su modificación total o parcial, proceso no cumplido y que unido a la tétrica historia anterior explica por qué afirmamos que la C-40 se encuentra vigente de iure, es decir, legalmente, y que por lo tanto toda la legislación promulgada desde el siete de febrero de 1959 a la fecha resulta de facto, es decir por la fuerza, ilegalmente.

Advertisement. Scroll to continue reading.
Click to comment

Deja un comentario

otras noticias

Desde Cuba

La constitución implantada por el castro comunismo es la única de toda América que no tienen representación de las minorías en el gobierno

CUBA

La constitución de 1940 serviría de una fantástica base para redactar una nueva constitución para una Cuba en democracia, pero seria incoherente ponerla en...

Copyright © 2020 Heraldo de Cuba